Inicio Run Run Entretelones del debate porteño

Entretelones del debate porteño

Como suele suceder en estos casos, el detrás de escena dejó muchas perlitas interesantes. El primero en llegar a los estudios de América fue López Murphy, quien, producto del entusiasmo por debatir, se ubicó en su atril ni bien terminó de maquillarse. Estuvo unos cuantos minutos solo repasando mentalmente cuestiones técnicas y aclimatándose, hasta que apareció el candidato de Proyecto Sur. Acompañado por una comitiva numerosa, Pino Solanas ingresó a los estudios con una sonrisa, infografías, bolsas (cuyo contenido utilizaría durante el debate) y hasta una fotógrafa personal.

El último en entrar en escena fue el senador Daniel Filmus. Si bien su jefe de prensa, Alberto Quevedo, ya estaba en los estudios para realizar el sorteo de los lugares y turnos de exposición, el candidato del Frente para la Victoria llegó cuando todo estaba listo. Quevedo fue monitoreando todo telefónicamente y hasta le transmitió a la producción del programa algún descontento que el senador tenía respecto a organización. Diferencias saldadas, hizo su aparición en los estudios Filmus, a quien los fotógrafos acompañaron con sus cámaras hasta que se encontró con sus contrincantes, listos para comenzar.

Martes 05 de julio de 2011

Te puede interesar

Minuto Uno: En vivo, Marcos Aldazábal

El abogado de Cristina Kirchner, y la actualidad de la causa por el intento de asesinato contra la actual vicepresidenta.

Minuto Uno: Todos los detalles de la declaración de Carrizo

Los puntos centrales de lo dicho por uno de los principales imputados en la causa por el intento de magnicidio contra Cristina Kirchner.

“Hay algunas cadenas que cumple con Precios Justos en un 60% a 70% y hay otras que arañan solo el 40% en abastecimiento”, señaló...

El dirigente del Movimiento Popular La Dignidad que participa en el control de “Precios Justos” en comercios habló con Gustavo Sylvestre y aseguró que...

Minuto Uno: El editorial de Gustavo Sylvestre

El modelo de la oposición, y la pretensión de recrear un país para pocos.